FANDOM


La compañía en la que trabajas, decidió mandarte lejos de comisión. Después de buscar por horas un hotel en donde descansar, te encuentras con un hotel que se ve algo rustico, pero limpio a final de cuentas, y decides pasar ahí la noche. Llegas al lobby y pides un cuarto a la recepcionista. La mujer te entrega la llave de tu cuarto, y te da direcciones de cómo llegar a el. Sin embargo, te advierte: “Camino hacia tu cuarto, se encuentra una puerta sin ningún numero, la cual esta cerrada, y nadie, por ningún motivo, debe de mirar por la cerradura, y mucho menos entrar”. Sigues las instrucciones de la dama, y te vas derechito a tu cuarto a dormir.
La siguiente noche sientes una enrome curiosidad sobre el cuarto cerrado. “Que habrá ahí..?”, te preguntas constantemente. Así que decides salir a media noche a través del pasillo, hasta la puerta sin numero. Tratas de abrir la puerta, pero esta se encuentra bien cerrada.
Gracias a tu curiosidad, decides mirar por el cerrojo. Sientes un aire helado en tu ojo. Lo que ves es un cuarto de hotel exactamente como el tuyo. En la esquina, ves a una joven mujer, con la piel mas blanca que jamás hayas visto, recargada en la pared, mirando hacia la pared opuesta de la puerta. Te entra la necesidad de tocar nuevamente la puerta, pero decides no hacerlo, y decides mejor regresar a tu habitación. Por alguna razón, sientes que quizás esto haya salvado tu vida.
A la noche siguiente, regresas a la puerta y vuelves a mirar a través de la cerradura. Esta vez, lo único que ves es un rojo intenso. No puedes distinguir nada, además de ese extraño color rojo, inamovible. “quizás los huéspedes se dieron cuenta que los espiaba anoche, y decidieron bloquear la puerta con un papel rojo, o algo así”, te dices. Sin embargo, sientes una sensación horrible cuando llegas a tu habitación: Escalofríos, una sensación de que alguien te observa.
Decides regresar al lobby, y sacar mas información de la mujer. Ella suspira, y te pregunta: “Miraste por la cerradura, verdad?”. Le dices que si a la mujer, y entonces ella te dice: “Bien, supongo que puedo contarte la historia: Hace unos 7 años, tuvimos una pareja hospedada en ese cuarto. El hombre asesino a su mujer, y desde entonces su fantasma ronda en ese lugar. Lo curioso es que, la mujer, era una extraña, pero hermosa joven albina, con la piel mas blanca que la nieve, y ojos tan rojos como la sangre”.